Tú vendes, nosotros vendemos, ellos venden

Tú vendes, nosotros vendemos, ellos venden

Guardaré en el bolsillo tu sonrisa para alimentarme bajo la nieve de tu ausencia.

 

No hay nada peor que oír la frase “¿Me intentas vender algo?” adornada con un tono de autosuficiencia. Sí, intento venderte mi presencia por el resto de nuestros días, intento que mi sonrisa se pose en tu corazón para hacerlo mío, intento que mi disposición a quererte haga que me quieras, intento convertir lo que tú quieres de una pareja en mi mantra mañanero, intento que me compres por el precio de tu amor…

 

Somos comerciales camuflados bajo una manta de vergüenza.

 

Todas las personas hacemos lo mismo, nos vendemos las unas a las otras de forma inconsciente. Queremos conseguir algo de los demás y para eso ofrecemos nuestras mejores armas; belleza, simpatía, disposición, alegría, colaboración, conversación…

Analiza tu vida y verás que no estoy muy equivocado. Lo importante es que si realmente quieres vender, lo que sea; tu amor, tu coche, tu reloj, tu ropa, tus servicios, tus plantas de jardín, tus productos… utiliza lo que todas las personas tienen en común, el corazón. Podrías decir que el cerebro también es algo que compartimos, sí, pero sólo el órgano como tal, las creencias que viven en él son dispares y muy distintas entre una y otra persona. En cambio, el corazón comparte algo universal, único y que todos necesitamos: AMOR.

Haz todo desde el corazón y podrás vender(te) lo que quieras.

No te pierdas la charla de Marco Ayuso sobre el Márketing con corazón y dime qué te parece, qué has sentido, qué piensas, qué sueños tienes, qué haces, qué harás a partir de ahora…  

 

                                                                                        «Ama y haz lo que quieras»

                                                                                                               San Agustín

One thought on “Tú vendes, nosotros vendemos, ellos venden
  1. Gracias Jose.

    Comparto conntigo y Marco Ayuso la importancia de trabajar desde el corazón, trabajar con pasión e ilusión..además es un regalo de la vida tener un trabajo que te apasione. Tenerlo es un regalo pero que te encante es algo superior.
    Cuando se trabaja desde el corazón la entrega es real, claro en el camino nos equivocamos muchas veces pero cuando se hace con amor, acabamos por mejorarlo día a día y llegando a cada persona….
    Ojalá todos trabajásemos con AMOR día a día, el mundo luciría de otro modo…pero bueno está claro que si el mundo brilla es porque hay AMOR Y muchas personas como tú, cada uno único, valioso, excepcional que aporta su grano de arena a este paraíso, llamado tierra, y que pertenece a un gran UNIVERSO. GRACIAS.
    FELIZ DÍA PARA LA HUMANIDAD Y MÁS ALLÁ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *