¡Tú no eres tú!

Despertar no es nada fácil. Spiderman lo tenía claro. Se lo dijo su tío, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Tú tienes un gran poder, ¿has aceptado tu responsabilidad?
      

Amamos sin ganas. Podríamos transmitirlo con algo más de emoción pero dejamos resbalar con desgana las palabras y los hechos, los pocos que realizamos, incluso nos avergüenzan. Vivimos con miedo a no ser aceptados, a no ser amados, y por eso no lo hacemos. Es la paradoja de la vida que nos inyectan en vena al poco de nacer.

 

El mundo se adapta para ti. El sistema trabaja para ti. Tu país progresa para ti. Tu ciudad avanza para ti. Tu barrio sonríe para ti. Todos saben que no quieres defraudar a nadie. Por eso te adaptas, trabajas, progresas, avanzas y sonríes.

 

Tienes derechos (eso dicen por ahí) que no se cumplen. Luchas por conseguir cosas que no te aportan nada como persona. Gritas lo que piensas creyendo que es tuyo. Puede que hayas perdido el tiempo aunque no se puede perder lo que no existe.

 

Por suerte todavía vives en la frontera con Matrix. Aún puedes elegir, aquí y ahora, aunque hacerlo, ya lo sabes, conlleva una gran responsabilidad.

 

Acéptalo, tú no eres tú. Si lo fueras, no te necesitarían.

 

Te echan de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *