Ser o no ser(feliz)

Hoy hablaremos de la felicidad (teatral). Ese estado que tanto añoramos y no sabemos cómo conseguir. Para mí, ya lo he comentado muchas veces, la felicidad es una decisión. A partir de ahí todo cambia. Cualquier decisión que tomes te llevará a acometer una acción (por aclararnos, la inacción es también una acción) y entonces, lo queramos o no, viene un resultado, favorable o no, todo, según la interpretación que le queramos dar.

 

Lo cierto es que te estarás preguntando a qué viene esta introducción tan enrevesada. Viene a que hoy quiero hablarte de la última decisión, más o menos importante, que tomé en mi vida con respecto al teatro.

 

Si me conoces un poco sabrás que dirijo varios grupos de teatro aficionado. Hasta hace unos meses, cinco. En este momento, a causa de la decisión que tomé de ser feliz, cuatro. El porqué dejé el último grupo de teatro no es un misterio, más bien es algo, que sin gritarlo, sospechaba todo el mundo. Es más, como pasa en las parejas en donde una de ellas sufre un engaño (sí, cuernos), la persona que está dentro es la última en enterarse. Varios amigos y amigas ya lo veían venir mucho antes que yo. Fueron capaces de sentir mi falta de entusiasmo y felicidad sin necesidad de hablar.

Dejé el grupo de teatro por…

 

1.- Discrepancias con la directiva de la asociación con respecto a las obras a representar.

2.- Me cansé de cobrar durante dos años la mitad de lo que cobraba la anterior directora (cuando todo el mundo, incluso personas de la junta directiva de la asociación, reconocía que yo trabajaba el doble o más).

3.- Tome la decisión hace tiempo de trabajar con personas felices.

 

Por aclarar los puntos. El teatro aficionado adolece, según mi humilde opinión, de una falta total de osadía para acometer nuevos proyectos. (sobre el teatro aficionado he escrito un libro muy interesante que puedes bajarte aquí). El punto uno se convirtió en un freno a lo que pretendía hacer, que no era otra cosa que conseguir el mejor grupo de teatro aficionado de Vigo. Por lástima, ellos se conformaban con mucho, mucho, mucho menos… yo no.

 

En cuanto al segundo punto no hay gran cosa que decir. Es cierto que hablé varias veces con la junta directiva y en una de las reuniones llegaron a ofrecerme una subida progresiva (si llegan a decir “progresiva y en diferido” salto por la ventana). Es cierto que cumplieron lo acordado durante los meses que permanecí allí e igualmente cierto es que yo seguía trabajando el doble que la anterior directora, poniendo mi coche para desplazamientos y al final, curiosidades de la vida, seguía cobrando casi un treinta por ciento menos. No le doy mayor importancia a los insultos que me lanzan pero eso no quiere decir que no los reconozca.

 

Toma la decisión de ser feliz y tu vida mejorará.

 

El tercer punto es la clave para tener una vida espectacular. Cuando trabajas con personas felices tu vida fluye de otra manera. Rodearse de personas positivas y alegres no es una opción, es una necesidad. En cuanto lo hagas tu salud te sonreirá más de lo que imaginas.

 

Hamlet, el personaje de Willian Shakespeare, dice en su soliloquio más famoso; “Ser o no ser, ésa es la cuestión”. Y lo hace con la intención de crear una reflexión sobre nuestra existencia con respecto a la muerte. Incluso comparando esta última con dormir.

“¡Morir… quedar dormidos…
Dormir… tal vez soñar! “

 

Morir es algo inevitable, no así soñar. No dejes de soñar en vida porque en realidad la única pregunta (decisión) que debemos hacernos (tomar) es:

Ser o no ser felices.

 

Yo la decisión la tomé hace tiempo.

 

¿Tú cuándo lo vas a hacer?

7 thoughts on “Ser o no ser(feliz)

  1. Efectivamente de eso se trata, la vida es demasiado breve y valiosa como para desperdiciarla en proyectos y personas grises.
    Yo también elegí hace tiempo rodearme de gente alegre, soñadora, entusiasta, dispuesta a trabajar con ganas en lo que les apasiona y no me va mal.
    Ya sabes que yo me apunto a un bombardeo y que entusiasmo no me falta.
    Seguimos en la brecha compañero, cuenta conmigo 😉
    Un abrazo.

    1. ¡¡Cuánta razón tienes!!
      La vida es muy breve así que a disfrutarla a tope haciendo lo que nos gusta, el teatro.
      Un abrazo.

  2. Una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. He decidido compartir mi pasión por el teatro con las personas que me importan y que me aportan felicidad.
    Gracias Jose, sé que me costó soltar el lastre de un modo diferente de hacer teatro y supiste entenderme, cuestión nada fácil. Aqui estoy dispuesta a ser feliz, respetar, trabajar y hacer felices a quienes me acompañan en ésta maravillosa aventura que es la vida.

    1. Pues a ser felices disfrutando del teatro, que es lo que nos apasiona.
      Un aplauso para ti por soltar lastre, jejejejej
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *