De golondrinas y cuervos

De golondrinas y cuervos

En mi silencio aún resuenan tus besos bailando a mi alrededor.

Cuando el teatro se convierte en una excusa para decir algo, cualquier cosa, surge la idea de que todo vale. La sinceridad teatral no nace de la necesidad de hablar, de contar, de explicar… Llenar el espacio con cosas que nos cuentan cosas no es narrar, es charlatanería barata. Una lágrima llena más espacio teatral que un camión con tres toneladas de berenjenas.

 

“El teatro trafica con el apetito humano, tan positivo, de aprender cosas sobre la vida, la gente, la historia, la filosofía, la ciencia, el mundo y el universo”

                                                                               Antes de actuar
                                                                               Anne Bogart

 

El teatro nace desde la inherente necesidad humana de que nos emocionen. Es por el apetito, que Anne Bogart comenta en su libro, por lo que vamos al teatro. Y no volverán las “golondrinas” a sentarse en las butacas si nos olvidamos de emocionar y les damos a comer florituras enlatadas; esas que tanto le gustan a los “cuervos”.

One thought on “De golondrinas y cuervos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *