Dulces son los frutos de la adversidad…

Dulces son los frutos de la adversidad…

adversidadEn ocasiones la adversidad, que yo creía sufrir, era tan grande que tiré la toalla. Me puedes creer cuando te digo que fueron muchas más veces de las que me hubiera gustado. Llegué a pensar que “no era lo que yo creía que era porque no quería ser consciente de lo que yo en realidad era” (esto puede parecer un trabalenguas, que también lo es, pero creo que refleja mi desorientación en aquel momento) Me mentía a mí mismo para justificar mi miedo. ¿Hay algo más absurdo?

 

Todo camino en la vida tiene un aprendizaje. A veces es sencillo, en otras es muy duro e incluso parece intransitable. Quién no ha sufrido una pérdida. En ese momento sólo quieres cerrar los ojos y que el mundo siga girando sin ti. Y lo gracioso de todo esto es que es ahí cuando más tenemos que esforzarnos y dar lo mejor de nosotros mismos.

 

“Dulce es el fruto de la adversidad, que como el sapo feo y venenoso, lleva en la cabeza una preciosa joya”

                                                                                Willian Shakespeare

 

 

Nos pueden doler los pies, los músculos, el corazón, el alma… No por eso debemos dejar dar el siguiente paso. Qué sería entonces de nuestros sueños, de nuestra vida, de nuestra felicidad, de lo que somos, de las personas que amamos… Esa es la preciosa joya que el sapo feo y venenoso lleva en la cabeza, el renacimiento de tu ser. Gracias W. Shakespeare.

 

No te pierdas los últimos siete minutos de esta charla, son una lección de vida.

Gracias Karla Souza.

 

One thought on “Dulces son los frutos de la adversidad…
  1. Gracias Jose por tus aportaciones, tan realistas. Uf, es bastante complejo ser capaz de levantar cabeza en el momento, pero realmente también considero, que muchos humanos, ante la adversidad ha sorprendido su capacidad de superarse, de forma impresionante, personas realmente admirables. Pienso que si hay personas con dicha capacidad porque no hacer lo mismo otras personas. Sí es posible, y es el camino, porque quedarse parado lamentando no sirve…tambien debo decir que en el fondo es fácil hablar, pasar a la acción es más complejo pero lo importante es decir voy a seguir adelante a pesar de las caídas.
    Gracias y feliz día a todos

    1. Hola Sonia,

      Gracias por tu aportación. Es más fácil hablar, eso es evidente, que ponerse en marcha. No por eso dejamos de ser conscientes de que debemos dar ese primer paso y seguir adelante con el segundo, paso a paso.

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *